Historia Proinco

NUESTRA HISTORIA

La historia de Proinco se enmarca en los albores de la segunda mitad del siglo XX. Un grupo de mujeres laicas católicas comprometidas con su cristianismo, lideradas por la Trabajadora Social Nariñense, Rosa María Hoyos S., buscan dar respuesta desde su fe, a la injusta situación de pobreza que viven muchas familias de la ciudad de Pasto y muy especialmente del barrio Obrero, sector, ya en esa época marginado.

Antes de realizar la síntesis histórica de esta Fundación, es bueno hacer notar que desde 1955 hasta el 2.000 hay, un continuo movimiento de ideas, actividades, compromisos búsqueda de nuevos rumbos, hallazgos, que no hay tiempo largo, interpretado a través de las diferentes fechas, en el que se note despreocupación, o desanimo. Hay una presencia siempre activa y demandante; se nota sintonía entre los tiempos que vive el mundo en general y los institucionales; hay un espíritu que ha hecho de Proinco un espacio de compromiso social desde donde se contribuye a la construcción de la justicia.

1955

En el Barrio Obrero de Pasto, sector marginal de la ciudad, se alquila una casa de las tantas que conforman la zona de prostíbulos y se abre en medio de gran estrechez económica, un servicio de atención a mujeres que trabajan o desean trabajar, pero no tienen herramientas para hacerlo. Se empieza con educación asistemática: cursos de bordado, culinaria, costura, alfabetización y de formación sobre valores de la persona

Su nombre inicial es “Residencia Social Corazón de María